El inagotable atractivo del modelismo militar de la Segunda Guerra

churchill-stalin-or-mussoliniUno de los subgéneros más apasionantes dentro del mundo de los hobbies es el del modelismo militar, especialmente aquel relacionado con la Segunda Guerra Mundial. Es que, a más de setenta años del final de la más cruenta conflagración de la época moderna, la Segunda Guerra sigue atrapando la imaginación de todos, incluso de aquellos demasiado pequeños como para reconocerla como un hecho que es parte de la historia contemporánea.

El atractivo de la imaginería militar de la Segunda Guerra es inagotable, y no se circunscribe solamente a tanques, aviones, motocicletas, “sidecars”, y otros medios de transporte, sino que también se expande a todo tipo de armas (artillería, armas de fuego, y hasta armas blancas), e incluso al apasionante diseño de los uniformes de los diferentes bandos que lucharon entre 1939 y 1945.

Un mundo de uniformes

En el caso de los uniformes militares, el encanto está además mediado por décadas y décadas de filmes dedicados a la Segunda Guerra. Grandes y chicos han disfrutado durante años de películas donde el detallismo en la reproducción de los diferentes atuendos de la época es crucial. En este sentido, las figuras de diferentes tamaños y materiales que representan desde soldados rasos hasta generales, ya sea del bando de los Aliados como del Eje, son algunos de los objetos más interesantes para los coleccionistas de la Segunda Guerra.

Además, en tanto que la historia y batallas de esta larga guerra están tan bien documentadas, aquellos interesados en los detalles históricos y tácticos pueden relacionar los diferentes modelos con los respectivos sucesos que dieron forma al desarrollo del conflicto. Incluso se pueden encontrar figuras que representan a los personajes históricos más relevantes, como Churchill, Stalin, o Mussolini, cada uno ataviado con sus atuendos característicos. Sin duda, un mundo apasionante, tanto para coleccionistas y amantes de los hobbies en general, como para interesados y hasta estudiosos de la Segunda Guerra Mundial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *